sexshop cucuta

El calor de mi piel envuelve la tentación. (Parte 5)

TexturaeróticX-excítameprimeroUna parte mojigata me cohibía, o me provocaba pena, no sé describir muy bien, pero la otra  me decía adelante, muéstrele que no eres esa chica tímida o frígida, el está ansioso porque lo disfrutes el y el momento, así que saqué las esposas y mandé a volar la mojigatería aburrida y monótona, quería descubrirme y colocarme a prueba para saber hasta donde podía llegar, claro que no me iba mostrar débil ante él y le pregunté; ¿Asustado en serio? Veamos que tan malo mereces ser… voy a colocarte a prueba y vas a ser mi fiel servidor de acuerdo nada de desobedecerme esta bien…. no te rías que es en serio.

Lo notaba un poco asustado o tímido pero a la vez emocionado y algo excitado, no iba a dejar que el se viniera antes de tiempo, así que lo esposé me senté encima de el con fuerza lo comencé  besar despacio luego más y más rápido, le decía al oído, no te saldrás con la tuya chico malo. mientras con mis piernas abiertas frotaba mi vagina con su pene, despacio y haciendo fuerza, con mis piernas, sentía un leve impulso a levantarme más el vestido y el panty pero no, así que me levanté de la cama  con voz firme y los labios entre abiertos le dije; la diversión apenas comienza; fui a la nevera y saqué hielo 3 cubos, entré de nuevo a la habitación mientras el me miraba con intriga. Parece que te estas calentando mucho y por ahora no quiero que eso suceda, vas aguantar más de este juego que te tengo preparado. 

Me paré sobre la cama y  me coloque a bailar encima de el como si estuviera en una discoteca, en realidad, a los 2 minutos me sentí estúpida así que coloqué música y luego seguí alrededor de 15 minutos, recorría todo mi cuerpo con dos golosinas una en cada mano al mismo tiempo que bailaba, uno era un barquito cubierto de chocolate y el otro un masmelo que mordía despacio y con ansias.

imaginatión erotic 4Me las comí y bajé y me senté sobre mis rodillas me bajé un poco mi confidente…. (vestido que estaba como si lo estuviera planchando pero era mi cuerpo que cortaba solo el frío, de la temprana noche  ya que mi juego había subido literalmente mi temperatura corporal). Me descubrí hasta la parte de los senos, quería que me los mirara y deseara tocármelos pero que no pudiera, eso me excita mucho, me gusta mucho que me mire con deseo pero que no me toque.

Con un poco de timidez que no quería mostrar y con las sábanas ya un poco mojadas, me decía que quería que excitara solo con su voz, me acerqué y le hablé al oído; cuantas veces te gustaría que subiera y baja mi cabeza de tu pene? el dijo un poco abrumado, soy tu prisionero ahora puedes hacer de mí tu instrumento, me excita ser tu instrumento, estás  a punto de hacerme venir, y quiero que me folles hasta hacerte mojar. Me levanté despacio y comencé a masturbarlo lentamente, luego mi boca envolvió todo su pene hasta que se inundó con mi saliva, paré y le dije vamos a ver que tan grande y jugoso va a ser, quito que me ayudes a cuidar mi cutis. Seguí con suavidad y de vez en cuando lo mira a los ojos, hasta que se vino en mi cara, cerrando mis ojos me decía no sé si lo que hice está mejor o se puede mejorar pero sin duda me siento lujuriosa y la mojigata ha desaparecido, me siento más liviana,  los tontos prejuicios se han borrado de mi mente, porque me gusta y disfruto de la otra persona, así es la mejor forma de sentirme sexy, pero claro quiero ir por más.

Continuará….

botondefacebook

1 comentario en “El calor de mi piel envuelve la tentación. (Parte 5)”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s